VIA CRUCIS DE CONCIENCIA

Continuamos con el recorrido del Vía Crucis de conciencia:

 

Décimo segunda estación: Jesús muere en la cruz.

La agonía y muerte de Cristo es un evangelio de la libertad y la dignidad humana. Esas tres horas del Cristo agonizante muestra cuánto podemos hacer hasta el mismo instante de nuestra muerte. Reconcilia a un pecador compañero de infortunio, nuestro primer Santo es un ladrón. Pide ayuda porque tiene sed. Perdona a los que lo han torturado y lo están matando. Cuida a su madre y le da una misión al discípulo. Ora a su Padre. Entrega su espíritu y expira dando un fuerte grito. Ese grito del Cristo es la síntesis de la dignidad humana. Por todas las veces en que no hemos acompañado a los Cristos que mueren, te pido perdón.