VIA CRUCIS DE CONCIENCIA

Continuamos con el recorrido del Vía Crucis de conciencia:

 

Novena estación: Jesús cae por tercera vez.

No da más. Ha llegado al límite. Cada paso es cada vez más difícil. Has acortado el tranco, ya apenas se mueve un pie delante del otro, duele todo y al final caes. Dios, que largo es el camino y qué profundo es el dolor. Cada día, cada hora, cada minuto de una tortura es infinito. Así lo demuestra la tercera caída. El cáliz se bebe hasta la última gota. ¿Seremos capaces de beber el cáliz que nos está preparado? Pienso en todos los mártires que han sido torturados y han permanecido fieles. Pienso en las veces que no di testimonio y te pido perdón. Pienso también en todos los que martirizo y te pido perdón.