VIA CRUCIS DE CONCIENCIA

Continuamos con el recorrido del Vía Crucis de conciencia:

 

Octava estación: Jesús habla a las mujeres de Jerusalén.

Ha tenido dos caídas, el madero pesa, el Cireneo se ha ido, ha visto a su madre y le han limpiado el rostro, y al levantarse y ver, encuentra a las mujeres que sufren. Sus parientes varones parecen no estar o formar parte de la muchedumbre que lo ha condenado y lo cubre de insultos, ellas, las mujeres, sufren por El, sienten compasión de El, desearían aliviar sus padecimientos. El, en medio de su dolor, las consuela. Por todas las veces en que sólo miramos nuestro propio dolor y no vemos el dolor del otro, te pido perdón.