VIA CRUCIS DE CONCIENCIA

Continuamos con el recorrido del Vía Crucis de conciencia:

Séptima estación: Jesús cae por segunda vez

Si la primera caída fue un tropiezo inesperado, esta es consecuencia de la fatiga. En la primera te confiaste, calculaste mal, no estabas preparado, pero en ésta muestras la fibra. Aquí estás débil. Esta duele de veras. Nuestras debilidades no son accidentes menores de la estructura. Nuestras debilidades, nuestras flaquezas, nuestras sombras, son parte constitutiva de nuestro ser, por eso necesitamos la Gracia. Con nuestra voluntad, pero no sólo con voluntad podemos mejorar. Por todas las veces que no recurrimos a Ti, te pido perdón.