Silvina Chediek recibe al invitado del día en una charla íntima y cálida, para que cuente su tarea diaria, sus principios y que muestre una enseñanza de su vida personal para que sea tomada en cuenta por los espectadores.