Salvadora inesperada

A veces la salvación puede venir desde donde menos lo pensamos